martes, 16 de junio de 2009

Que casualidad encontrarte! Que garrón que estas!

Avanzaba el colectivo de la linea 25 por la avenida Avellaneda a un paso casi humano en pleno horario laboral de un día hábil. Dentro de el viajaba cómodamente sentado entre toda la gente Fernando Carigula, quien leía un libro titulado "Como hacer que vengan ellas". En plena lectura Fernando bajó el libro para ver por que parte del trayecto recorría el colectivo y nota que en medio del tumulto de gente aparece una cara conocida. Era su amiga de la infancia, Florencia Peripoti, con quien supo compartir meriendas, hamacas, heladitos torpedo vale doble y demás cosas que ya habían quedado sepultadas en el enorme cementerio de sus recuerdos.

Fernando se emocionó al verla y recordó un improvisado resumen mental de que lo que Florencia había representado en su vida. Antes que nada se le vino a su cabeza como se habían conocido en el jardín de infantes "Pequeños Petizos", también se le vino a la mente cuando jugaban a que eran marido y mujer en el sótano de ella, tampoco pudo dejar de pensar en aquella vez que ella lo dejo besarla en la mejilla unos segundos cuando tenían tan solo tres años de edad. Todo este aluvión de momentos pasados le pintó una sonrisita pelotuda a Fernando, quien parecía estar feliz por volver a ver a unos cuantos centímetros a su compañera de juegos de su niñez.

Luego de estos recuerdos empalagosamente lindos, Fernando también recordó que se dejaron de hablar por que ella comenzó la secundaría en otra escuela del barrio y cortaron comunicación al cabo de un par de años (pese a que se habían prometido contraer matrimonio y tener 124 hijos cuando tan solo tenían 5 años)

Fernando, decidido, bajó el libro y se acercó a Florencia con la idea de saludarla y pedirle algún teléfono para contactarla nuevamente y así ambos podrían ponerse al día. Una vez en pie se movió hacía ella y al estar casi al lado se freno por completo y al verla de cerca se dijo a si mismo:

"No sigue estando buena como estaba antes"

Automaticamente Fernando se bajó del colectivo sin establecer ningún contacto con Florencia. Faltaban tres paradas para llegar a su destino.

9 comentarios:

andi dijo...

a tenia la visión arruinadisima

Maria Paula dijo...

que se vaya a la mierda fernando
no estaba en condiciones d algo superficial

Word dijo...

Jajaja!!! Muy bueno y hasta real te diría...

Salutti!

La solitaria dijo...

Pobre tipo, que garrón!

Diego - Cerdos y Cerdas - dijo...

pobre mina también, quizás ella se hubiera emocionado con verle...

le hubiese pedido el número y ya se analizará si conviene llamarla o no

- creo que es la primera vez que comento sin desubicarme -

volveré con cervezas

Jamona dijo...

uuuuy garron!

pasa en la vida che

vosenelyelenvos dijo...

¿Amistad nunca juega, no? jajaja
un beso facu, saqé el link del fb.
Agus.-

Jamona dijo...

en realidad me encanto la cancion y como quedo, sisi, me encanto por eso lo subi.

eterno sindrome pre menstrual dijo...

jajaja
ídolo fernando

Ya fue, si era obvio que si estaba buena iban... no a tener 124 hijos, pero si a praticar la actividad.

ya fue, un feto... que quedó en el pasado

Cruel, muy cierto... muy cruel.
Pero cierto

beso pandereta mal alimentada!
v