jueves, 11 de diciembre de 2008

Su vida era una serie de renglones.

En el barrio de Caballito, vive un hombre de de 34 años llamado Javier Gansalli. Durante la semana, Javier viste saco negro, camisa blanca y corbata azul, sin excepción.
Trabaja en la parte administrativa de una importante empresa nacional de peluches, dentro de la empresa, nunca llama a nadie con su nombre de pila, siempre con su apellido. Javier siempre se encarga de dejar en claro que sus ingresos pasan olgadamente los $10.000 por mes, y que tiene intenciones de pisar cabezas hasta llegar al mando de la compañía, la cual, según el, esta manejado por "una manga de garcas".

Cuando Javier va al baño se lava las manos antes y después de llevar a cabo el acto fisiológico. Javier nunca tiene mugre en las uñas, jamas usa el mismo par de medias mas de una vez antes de lavarlo.
Su pelo esta estilado de manera corto al raz, con gel que delicadamente le deja cierto volumen métrico a la cabellera. También tiene un bronceado bastante ficticio, producto de sesiones de cama solar.

Javier va al gimnasio, que queda a la vuelta de su casa, 5 veces a la semana, un día para cada zona importante del cuerpo, lo que le toma 2 horas por sesión (las cuales realiza a la perfección, sin la omisión de ninguna repetición) Por lo general se queda 3 horas, teniendo en cuenta de que gasta tiempo intentando seducir mujeres y mas tiempo aun, hablando de las mismas con otros compañeros de actividad.
Javier es fanático del Club River Plate, lugar donde practica Tae Kwon Do y Paddle. Solía formar parte del equipo de Fútbol recreativo, pero lo hecharon al agarrarse a piñas con un referí durante el partido por expulsarlo debido a su mal comportamiento.

Durante los fines de semana, se lo puede ver con una chomba de color indistinto dentro de una bermuda si o si color caqui y zapatos náuticos. Su lugar favorito para dar vueltas sin sentido, además del Club River Plate, es la zona de Cabildo y Juramento, especialmente de noche.

Javier tiene todos los artefactos de ultima tecnología que uno se pueda imaginar, cepillo de dientes eléctrico, computadora portatil de alta complejidad, un plasma de 48`` e inclusive un celular que le costo mas de U$S 2000 (según el, este teléfono móvil es "un caño")

Javier es divorciado, tiene dos hijos varones de 6 (Tiago) y 8(Luca) años, a los cuales ve 3 veces a la semana en su departamento en la calle México, para compartir una cena.
Durante el encuentro Javier y los chicos acomodan milimetricamente la mesa, doblan las servilletas y las colocan debajo de la vajilla, colocan los vasos al revés hasta que estén rellenos de liquido, los cubiertos a la derecha de los platos uno al lado del otro con su cara frontal apuntando hacia arriba y en el centro de la mesa una jarra de agua mineral y una botella de vino "Los Arboles".
Durante la cena se tocan tres temas esenciales. Escuela, donde Javier investiga cuanto saben sus hijos de las correspondientes materias que siguen y busca dejarles en claro lo ignorantes que son.
Mujeres, aunque los niños todavía no estén en la edad de sentir atracción por el sexo opuesto, Javier les aconseja que minitas están buenas, la importancia de estar con la mayor cantidad, y como el se levantaba lo que venga cuando tenia sus respectivas edades.
El tercer tema que se toca antes de levantar toda la vajilla, lavarla y acomodarla cuidadosamente, es el tema Mamá, la madre de los niños se encuentra actualmente en pareja con un tal "Juan". En este momento de la cena (y por única vez en toda la semana) Javier se arremanga la camisa y plantea preguntas bien marcadas, acerca de los apodos que le pone a la madre de los chicos, cuanto tiempo pasan con el, si duerme en la cama de mamá, y a lo que mas énfasis aplica, el nivel adquisitivo de Juan.
Una vez que el cuestionario llega a su fin, Javier le da una paleta de helado a cada uno de los niños (agarrada con servilletas de papel) y una vez que los mismos finalizan el postre, los sube a su camioneta 4x4 dentro de la cual, los lleva hasta la casa de su madre (la casa que solía ser de el) en la calle Monctezuma (tirando para el barrio de Flores)
Al volver, Javier se pega una ducha (acostumbra tomar 3 por día). Se pasa crema con aloe vera por toda la zona facial, y se acuesta en su cama king size, que antes de que el irrumpa en la misma, se encuentra acomodada a la perfección. Ya con las luces apagadas y abrazando la almohada, Javier cierra los ojos, y larga un llanto que por lo general dura una hora.

6 comentarios:

Maria Paula dijo...

m entristecio
estoy mal
su vida es realmente un infierno

Betty Carol dijo...

Ayyyy noooo
es tan lindo y tan triste.

Javier se tendria que conseguir una chica como la de Mi novia Polly.

Facundo Enrique Soler dijo...

no, no podria agarrarse una mina como Jenifer Aniston (en mi novia polly) porque su clasificacion para ese tipo de personas es "esa negra de mierda"

perdon, sigan probando che

Maria Paula dijo...

Yo creo q Javier ve como una mina TIPO para el, a sofia zamolo.

carlitos rodriguez dijo...

te amo siempre.

Facundo Enrique Soler dijo...

Nazarena Velez segun el es un "minon"

Carlitos Rodrigues, a tu verdadero vos, simplemente me gust atu musica, al que le dice como a vos, lo amo, es uno de los mas grandes de todos